Orígenes

Estados Unidos, años sesenta: John Van Hengel, retirado en Fénix (Arizona), participa en una recogida de frutas y legumbres organizada por una institución asistencial. Son muchos los parados y las personas marginadas a las que deben atender.

John Van Hengel

Un día, la madre de diez críos le cuenta cómo ella, teniendo a su marido en prisión, consigue dar de comer a toda su chiquillería recogiendo los alimentos que caen y nadie recupera, durante la descarga efectuada de madrugada en un supermercado vecino.

Él le sugiere que pase a otras madres la experiencia. Van Hengel hace algo más: organiza junto con voluntarios la recogida de alimentos en supermercados. Así, en 1967, nació en Fénix el primer Banco de Alimentos, (“St. Mary’s Food Bank”) con un puñado de voluntarios y los 250 m2 de una vieja tahona.

La idea se propaga con gran rapidez. Alentada la iniciativa por el Gobierno, se extiende enseguida por todo el País.

Expansión

La idea, inicialmente americana, se extendió por todo el mundo.

En el Año 1983, un canadiense que pasa por Francia da a conocer allí la existencia de los Bancos de Alimentos. En el mes de Diciembre de 1984 se abre el primer Banco de Alimentos Europeo en París.

En 1985 se abre el primer Banco en Bélgica, luego en España (1987 en Barcelona), en Italia (Milán), Irlanda, Portugal, Gran Bretaña, Polonia, Grecia, etc. Y así por todo el mundo. En 1988 se creó la Federación Europea de Bancos de Alimentos.

Desde 1993 actúa en Madrid la “Fundación Banco de Alimentos de España”, que promueve la fundación de Bancos de Alimentos en toda España, y colabora luego con los Bancos de diferentes regiones y Autonomías.

En 1997 la citada Fundación y 32 de los Bancos de Alimentos existentes entonces en España se reúnen para constituir la Federación Española de Bancos de Alimentos.

Y en Lugo…

El Banco de Alimentos de Lugo nace en 1996. Su objetivo es el respeto a la dignidad de la persona, e impedir, en la medida de sus posibilidades, el desecho de estos importantes recursos.